All Posts By

admin

Ronit Sachel. Hija de Miriam Cohn

By | Testimonios | No Comments

“Hogar”, nunca tan bien nombrado. Así es como se siente mi mamá, en familia, es su hogar. Con el personal adecuado y atentos a todo lo que sucede y a cómo está cada residente. Un hogar judío que se siente, que late y que está vivo desde el aroma a comida, hasta en las actividades y festividades. El cariño de todo el personal a los residentes es una tranquilidad.
¡Gracias por tanto! Sin ustedes no sé qué hubiéramos hecho.

Jacki Miodownik. Hija de Lilian Seldes

By | Testimonios | No Comments

Hay abuelos que les toca vivir en instituciones donde se prioriza protocolos médicos y administrativos, otros se quedan en sus casas con cuidadores, pero sin cuidados médicos.
El Hogar Israelita está en esa justa y difícil medida donde se da un excelente cuidado físico, en un ámbito social judío y familiero. Cada residente tiene un nombre y apellido, donde sus preferencias son escuchadas. Kol hakavod a líderes y excelente equipo profesional que lleva adelante esta increíble tarea de amor.

Dinah Spitalnik. Hija de Ivetta Konforti

By | Testimonios | No Comments

Mamá reside hace unos años en el Hogar y lo celebro a diario. Primero ella no quiso, pero al tiempo, nos dimos cuenta que fue la mejor decisión. Los primeros años pasó muy bien, cantó, bailó, hizo mermeladas. Pero, sobre todo, nunca más estuvo sola. Siempre muy cuidada y querida. El Hogar es mucho más de lo que, por mayor infraestructura que tuviéramos en casa, se le hubiera podido brindar. El respeto con el que se la trata, a pesar de su actual deterioro, manteniendo su dignidad integralmente, me emociona. Y me emociono al escribirlo. Si ella pudiera decir algo, diría: “¡Qué pena que no me vine antes!”

Judith Buksman y hermanos. Hijos de Isaac Buksman

By | Testimonios | No Comments

Para nosotros el Hogar Israelita fue lo mejor que le pudo pasar a nuestro padre, luego de una gran pérdida, nuestra madre. Sus propias palabras: “mi segundo Hogar”. Cada día que nos comunicamos con él, siempre tiene para contarnos algo que nos llena de emoción y, a su vez, de tranquilidad. Estamos más que satisfechos por haber elegido el mejor lugar donde nuestro padre está pasando esta “nueva etapa” (también en sus propias palabras). No nos queda más que agradecer a todos y cada uno de los que allí trabajan. Valoramos y apreciamos todo lo que están haciendo para poder salir adelante en este año tan duro. Desde ya, y de todo corazón, ¡muchas gracias!